El tratamiento de la malaria en el entorno COVID-19

Autores/as

  • Kim West Asesora de asuntos médicos de MSF
  • Raquel González Juárez Responsable de Relaciones Externas de Médicos Sin Fronteras https://orcid.org/0000-0001-7407-6698
  • Carolina Nanclares Referente de Enfermedades Tropicales y Enfermedades Tropicales Desatendidas de MSF

DOI:

https://doi.org/10.37536/RIECS.2021.6.S1.250

Palabras clave:

Médicos Sin Fronteras, Malaria, Batangafo, República Centroafricana, COVID-19, MDA, PCI, SMC

Resumen

Pasados once meses del inicio de la pandemia de COVID-19, se han confirmado más de 103 millones de casos en 188 países y el número de muertes se acerca a los 2,5 millones. Uno de los efectos colaterales de la COVID-19 es el impacto en la salud no relacionada con el propio coronavirus y el aumento de las necesidades de salud. Este artículo aborda los principales vectores que están afectando a la provisión de servicios de salud y se centra en la explicación de la adaptación de la prevención y el tratamiento de la malaria en un entorno COVID-19 por Médicos Sin Fronteras, mediante un ejemplo de la estrategia realizada en la ciudad de Batangafo (República Centroafricana). El mantenimiento de la gestión de los casos de malaria en condiciones seguras ha sido esencial en un contexto de COVID-19, y hemos adaptado los procedimientos para mantener nuestras actividades en este ámbito; en especial, adaptando la estrategia de quimioprevención estacional de la malaria (SMC) y reforzando la gestión comunitaria, adaptada a las medidas de PCI contra la COVID-19. Se ha puesto especial atención a las medidas de prevención y control de infecciones (PCI) para identificar y aislar a las personas con síntomas compatibles con COVID-19, mantenido las acciones dirigidas al control y tratamiento de la malaria.

Publicado

26-02-2021